Una reparacion controlada, es una reparación mejor

Hay una anécdota, que los profesionales del sector, de cierta edad, conocemos y que es muy significativa dice así :

Un vehículo llega al taller, con evidentes síntomas de que algo no funciona bien, tironea ostensiblemente, el mecánico le indica al propietario que levante el capot, y después de mirar un poco, coge un destornillador y hace unos pequeños ajustes, milagrosamente el coche deja de temblar, y funciona aparentemente a la perfección, el cliente entusiasmado le pregunta al mecánico cuánto le debe, este le responde que cinco mil pesetas ( ahora explico porque lo de las pesetas ) al cliente se lo borra la sonrisa y pregunta, sorprendido CINCO MIL PESETAS por apretar un tornillo…… el mecánico le responde, No, cinco mil pesetas por saber qué tornillo hay que apretar.-

Cuando hablo de pesetas, es para poner en contexto de tiempo la avería, el problema que tenia el coche es en el carburador, hoy dia, ya no se fabrican coches con carburador, la tecnología ha superado esta fase, cuando existían los carburadores, los mecánicos trabajaban de forma diferente a hoy dia, un buen profesional se distingue, por la edad, por sus conocimientos y experiencia, y cuando levanto el capot del coche, enseguida se percató, que el chicle de alta del carburador, que regula la mezcla de aire y de gasolina, necesitaba un ajuste, por eso el coche tironeaba, si es caro o barato el precio que cobró por sus servicios y conocimientos, están directamente relacionados, en el desconocimiento por parte del cliente de los suyos.-

Si el cliente, hubiera pedido una factura, esta tendría que haber estado redactada dela siguiente manera, para ser legal y que el cliente no pudiera reclamar nada, primero el precio de la hora de mano de obra, segundo el tiempo oficial que cada reparación tiene estipulada, el mecánico no puede facturar lo que le venga en gana, cada reparación tiene unos tiempos de mano de obra, preestablecidos, regular el chicle de alta también.-

Resumiendo el cliente que necesita una reparación, una vez su vehículo esta reparado tiene que abonar los servicios profesionales del taller, esto nadie lo discute, el taller tiene que facilitar al cliente una factura detallando los trabajos realizados, con los tiempos de mano de obra de cada uno de ellos, sin olvidar que el precio de la hora de trabajo tiene que estar bien visible en el taller y reflejado en la factura.-

Si el cliente hubiera estado asesorado, no le habrían cobrado cinco mil pesetas por regular el chicle de alta del carburador, este trabajo tiene poco más de 0.3 horas de trabajo y hubiera sido conveniente también mirar el filtro de aire, para limpiarlo o en su caso sustituirlo, el gran problema de las reparaciones para los clientes, es que no tienen los conocimientos adecuados y donde no hay conocimiento, no hay control y el problema va en aumento, los vehículos cada vez son más sofisticados, pero la tecnología viene en auxilio del usuario de talleres, existen plataformas online que les asesoran y acompañan en la reparación de su vehículo.-

 

Si te ha gustado y sigues necesitando ayuda en la reparación de tu vehículo, en TALLERCAR tenemos la solución. Solicita información GRATIS explicando tu caso mediante nuestro formulario de contacto.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *