Sorpresas en la factura de la reparación del coche

Cuando llega el momento de pasar por caja, para abonar la reparación de nuestro vehículo, es normal que nos tiemble un poco las piernas, quizás también la cartera y la tarjeta de crédito  y es que no pocas veces, la factura viene con sorpresa.-

Si hemos sido precavidos, solicitando antes de reparar nuestro vehículo, un presupuesto de reparación por escrito, las sorpresas en la factura de reparación, tienen que ser pocas, porque los trabajos realizados estarán en consonancia con el presupuesto emitido previamente por el taller, y si durante el transcurso de la reparación, el profesional que la realiza, detecta algún daño oculto, o síntoma de otra posible avería, antes de solucionar por iniciativa propia estas, nuevas eventualidades, su obligación legal y profesional es la de informarnos oportunamente, de estas novedades, acompañadas de su respectiva estimación económica, para que el cliente y dueño del vehículo, autorice en su caso, la solución o no de esos nuevos problemas.-

El taller reparador está obligado a emitir una factura de los servicios prestados, más allá de los términos legales de la misma en el orden, fiscal, con los datos identificativos tanto del taller como del propietario del coche, matrícula del mismo, kilómetros y alguno más, es conveniente destacar que los trabajos realizados tienen que ser desglosados por partidas e importes de los mismos, por ejemplo no se puede cobrar la mano de obra, las piezas de recambio o los lubricantes sin especificar y cuantificar cada uno de ellos.-

Si por ejemplo a nuestro coche le han sustituido la correa de distribución, la factura deberá indicar, precio de la correa o kit de distribucion, precio de la correa del alternador o accesorios, precio de la correa del compresor del aire acondicionado, número de horas de trabajo efectuadas en la reparación y aparte el tiempo de la prueba en carretera o funcional, si es necesario hacerlo, cosa muy frecuente y recomendable, para por ejemplo, detectar algún ruido de los elementos sustituidos y que el ajuste y tensión entre ellos, sea el correcto y por qué no decirlo, algún elemento que quede suelto u olvidado, ningún profesional que se precie, en su trayectoria puede decir que a él nunca le ha pasado, probar el vehículo una vez terminado es la mejor manera de evitar desagradables molestias para el cliente.-

Resumiendo la factura es el documento que valida la correcta reparación efectuada en nuestro vehículo,  solicitada previamente, donde tienen que estar reflejadas y cuantificadas una a una, todas las piezas de recambios utilizadas los lubricantes o aceites, lavados, trabajos exteriores, franquicias, servicio de grúa, y un largo etcétera, de todo lo que el vehículo ha podido necesitar, y lo mismo ocurre con la mano de obra, cada intervención tiene que estar correctamente explicada y tarificada, según los tiempos oficiales del fabricante.-

Por último, también debe de especificar las condiciones de la garantía de la reparación, que en función del tipo de taller y piezas de recambio utilizadas, puede ser de tres meses o dos mil kilómetros excepto para vehículos industriales,como mínimo o de un año, de dos años, o incluso de cuatro años, porque  ya hay fabricantes de piezas de recambios, que para algunos de sus componentes, ofrecen esta longeva garantía, recordar que el mundo de la reparación de vehículos está en constante evolución y cada vez hay más donde elegir.

 

Si te ha gustado y sigues necesitando ayuda en la reparación de tu vehículo, en TALLERCAR tenemos la solución. Solicita información GRATIS explicando tu caso mediante nuestro formulario de contacto.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *